Sobre el artículo

Sobre el autor

Ignacio Simal Camps (1954-) es Director de Cristianismo Protestante, pastor y director del Departamento de Comunicación de la Iglesia Evangélica Española. También es presidente de la Mesa de la Església Evangèlica de Catalunya. Su ministerio pastoral la desarrolla en la Església Evangèlica Betel (c/ Oriente, 28, L'Hospitalet, Barcelona), y en la Església Evangélica Sant Pau (Aragó, 51 - Barcelona).

Orgulloso de mi iglesia

1888509_10152343158883844_4350083777927582520_nMe siento orgulloso de pertenecer a la Iglesia Evangélica Española. Es una opción que mi compañera y el que esto escribe tomamos hace más de dos décadas. No nos arrepentimos. Hemos podido vivir la fe en una radical libertad de conciencia. Una conciencia siempre iluminada por los valores evangélicos.

Desde hace unos años nuestra amada iglesia tiene que escuchar diferentes descalificaciones procedentes de medios afines a la Alianza Evangélica Española, bien creando noticias o publicando artículos claramente ignominiosos para la iglesia en la que sirvo con limpia conciencia como pastor.

Me ofende, que quieren que les diga, cuando leo expresiones como que algunos nos prostituimos a un nuevo becerro de oro, somos falsos maestros, apóstatas o hemos abandonado la Palabra de Dios en aras de una agenda impuesta por el mundo…  o también, y es muy grave, llamando a nuestros miembros a salir de nosotros. Eso duele. Duele porque los que conformamos la IEE amamos la Palabra viva de Dios, esto es Cristo, nos tomamos en serio y con reverencia el texto bíblico sin hacerlo centro de nuestra adoración (tal cosa solamente la merece Dios), y tomamos decisiones iluminados por el Evangelio que proclamó Jesús de Nazaret, no por ningún lobby o agenda que nos imponga el “mundo”.

Por supuesto, podemos estar equivocados, no tenemos el don de la infalibilidad. Pero actuamos con limpia conciencia, conociendo que un día daremos cuenta de nuestras decisiones y las acciones que las acompañan ante Dios nuestro Señor y Salvador. No la daremos ante los seres humanos que nos juzgan. Ellos juzgan no solamente nuestras decisiones, sino nuestras intenciones. Y éstas sólo Dios las sabe y, por supuesto, nosotros mismos.

Si a nuestros hermanos y hermanas les preocupa nuestra línea de actuación, rogamos que oren por nosotros al Señor, pero sean misericordiosos con nosotros, sus hermanos en la fe, y no emitan juicios gratuitos. En la IEE, durante décadas hemos sabido convivir en paz y en mutua edificación tradiciones tan distintas como pueden ser la tradición metodista y la presbiteriana. Hemos sido capaces, por el poder del Espiritu, de convivir manteniendo la unidad en la diversidad. Y deseamos seguir haciéndolo en temas que no ignoramos son controvertidos.

Harían bien nuestros hermanos y hermanas evangélicos cultivar la actitud de aquel sabio judío llamado Gamaliel, que ante la inquina de sus correligionarios hacia los primeros cristianos, les dijo: “Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios” (Hch. 5.38,39). Por lo tanto, unos y otros, respetemos la soberanía de Dios sobre su pueblo, y no intentemos suplantarla.

Soli Deo Gloria

Sobre Ignacio Simal Camps


Ignacio Simal Camps (1954-) es Director de Cristianismo Protestante, pastor y director del Departamento de Comunicación de la Iglesia Evangélica Española. También es presidente de la Mesa de la Església Evangèlica de Catalunya. Su ministerio pastoral la desarrolla en la Església Evangèlica Betel (c/ Oriente, 28, L'Hospitalet, Barcelona), y en la Església Evangélica Sant Pau (Aragó, 51 - Barcelona).

Tags: , , , ,

Comentarios:

Comments are closed.